RSS

Brujita bonita


El Día de las Brujas a todas nos facina, yo por mi parte siempre me disfrazo. El otro día encontré unas fotos viejas que capturaban esos recorridos por el vecindario, los empaches por el exceso de caramelos y la competencia que hacía con mis amigas para ver quién tenía el botín más grande de dulces.

De pequeñas nos fascina disfrazarnos porque nos da la oportunidad de ser alguien que no somos, pero que nos encantaría ser.

Fui una niñita poco atractiva y muy rechonchita, por eso me encantaba vestirme de princesa, así aparentaba ser bonita. Fui Blancanieves, Cenicienta y la Bella Durmiente, ¡las tres sufrían de sobrepeso en la noche de Halloween! :(

Desafortunadamente, cuando ya somos señoritas insistimos en usar máscaras pasado el Día de las Brujas. Ahora lo hacemos para esconder nuestros miedos e inseguridades. Por ejemplo, está quien usa el disfraz de "enferma". Esta princesa juega a ser una víctima, todo es una tragedia y su mayor placer es quejarse y buscar la atención de otros.

También está quien se viste de Speedy González. Siempre está apresurada y todo es una urgencia. Se mantiene ocupada con tareas que la distraen para no tener que enfrentar los problemas serios que hay en su vida.

Además, están aquellas que se disfrazan de Einstein. Estos personajes pretenden ser intelectuales y le dejan saber a todo el mundo su superioridad académica. Parte de su actuación consiste en recitar su currículo. No consideran la opinión de los demás porque si otros están correctos, entonces ellas se sienten inferiores.

Otro de los disfraces más comunes es el de paramédico. Estas princesas son rescatadoras, sienten que tienen que intervenir en todo y que su ayuda es vital. Quieren ser indispensables y que todo el mundo las necesite para así ganarse el cariño de todos.

Detrás de todos estos disfraces se esconde tu propia identidad. Quítate la máscara y muestra la verdad en ti, seguro que impresionarás mucho más que esa careta. Tratar de ser lo que no eres consume tu espíritu e impide tu desarrollo como persona. Finalmente, no engañas a nadie porque todos pueden ver a través de tu máscara.

Ya no tengo que vestirme de princesa para sentirme bella. He descubierto que el atractivo más grande que poseemos nosotras las mujeres es la confianza con que nos proyectamos. Por eso, este año me vestiré de una brujita linda y atractiva, bien segura de sí misma. LA PRINCESA NO LA LLEVO FUERA, SINO ADENTRO!

Por: Maria Marin

1 Princesas:

listavips dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Sobre el contenido de este blog

Los comentarios publicados en este sitio expresan sólo la opinión de su autor, quien será el único responsable de los mismos. La publicación de cualquier comentario no supone en absoluto la conformidad del responsable de este sitio con su contenido. Como norma general, en este sitio no se publican comentarios que incluyan datos personales, ni direcciones de correo, ni ninguna otra forma de establecer contactos privados o comerciales, así como comentarios que no aportan nada, fuera de tema o que no se ajustan a la netiqueta, la ortografía o la educación.