RSS

El ABC de la cosmetica

Conocer los ingredientes de los productos para la piel es el primer paso para saber utilizarlos correctamente y aprovechar todos sus beneficios.

La mayoría de los productos cosméticos incluyen los principales componentes de su fórmula en el prospecto interior o en el propio envase. Leer esta información es muy importante para conocer si se está eligiendo el producto más adecuado a las necesidades de nuestra piel. Pero también lo es saber cuáles son y de qué modo actúan los ingredientes que más se utilizan en el mundo de la cosmética:
  • Ácido hialurónico: esta sustancia, presente en cremas y fluidos hidratantes, se utiliza en cosmética como un magnífico hidratante y como reconstituyente de la piel, a la que protege de los fenómenos atmosféricos.
  • Alfahidroxiácidos: se trata de compuestos naturales que contribuyen a aumentar la capacidad de la piel para retener agua y eliminar las células muertas. Se utilizan sobre todo en cremas antienvejecimiento.
  • Colágeno: componente natural de la dermis que asegura su flexibilidad, tonicidad y elasticidad. El colágeno que se emplea en cosmética es una proteína soluble indispensable en la lucha contra el envejecimiento.
  • Ceramidas: lípidos presentes en la capa córnea (la más superficial de la piel) que, en su versión sintética, son utilizados en cosmética para asegurar la buena cohesión de esta capa.
  • Elastina: componente del tejido conjuntivo que garantiza la elasticidad y tonicidad y que se deteriora con los años. En cosmética, se utiliza para retrasar y prevenir el envejecimiento.
  • Glicerina: hidratante activo o humectante. Se utiliza en numerosos preparados para mejorar su conservación, ya que esta molécula permite retener el agua en el interior del envase, impidiendo que el producto se seque.
  • Lecitina: sustancia que aporta tersura a la piel al contribuir al arrastre de las impurezas que se quedan en la superficie de la misma.
  • Liposomas: vienen a ser los vehículos o microcápsulas en las que se encierran los activos de muchas más cosméticas modernas. Gracias a este "medio de transporte", el organismo humano puede asimilar mejor estos principios y los resultados son más satisfactorios.
  • Matrixylà: es un principio activo que reactiva la síntesis de colágeno, favoreciendo de este modo una disminución notable de las arrugas.
  • N.M.F.: siglas de "Natural Moisturizing Factor" (Factor Natural de Hidratación). Es un grupo de sustancias compuesto esencialmente por aminoácidos, urea y ácidos orgánicos que forman el estrato córneo de la piel y se encargan de mantener su estado natural de hidratación.
  • Oligoelementos: elementos minerales que se encuentra, en muy pequeña cantidad, en todo el organismo. Alguno de ellos (zinc, cobre y manganeso) tienen una función indispensable en el metabolismo celular. Poseen un efecto estimulante en los intercambios producidos a nivel de la epidermis, intervienen en la síntesis de las proteínas y de las vitaminas y en la constitución de los tejidos. En cosmético sirven para estimular y revitalizar las pieles cansadas.
  • Pantenol: provitamina B5. Tiene gran capacidad de penetración en la piel y un característico poder humectante. Ideal para aplicar como postsolar y en irritaciones suaves de la piel.
  • Queratina: proteína que desempeña un papel muy importante en la protección de la epidermis.
  • Retinol: es la forma más pura y activa de vitamina A. Estimula la regeneración de nuevas células en la piel, por lo que reduce las arrugas.
  • Tocoferol: sería la vitamina E. Participa en el proceso de renovación de las células. Es un antioxidante que actúa contra la formación de radicales libres.
  • Filtros UV: actualmente es difícil concebir una crema que no contenga en su formulación este tipo de filtros solares. Gracias a ellos, la piel puede protegerse de los efectos nocivos de los rayos solares.
  • Vitamina E: esta es la vitamina del antienvejecimiento por excelencia. Nutre e hidrata desde el interior la piel e impide la oxidación de las membranas de nuestras células, contribuyendo de este modo a retrasar el envejecimiento.
En buen estado

La adecuada conservación de las cremas y productos de belleza es básica para garantizar su eficacia.

  • Es conveniente cerrar herméticamente el producto para que no penetren las bacterias del ambiente y lo estropeen.
  • No colocar los cosméticos cerca de ventanas o lugares donde se filtren los rayos solares. Guardarlos siempre en un lugar seco y fresco.
  • A nivel legal, un producto cosmético no está obligado a marcar la caducidad cuando es superior a 30 meses (dos años y medio).

Sobre el contenido de este blog

Los comentarios publicados en este sitio expresan sólo la opinión de su autor, quien será el único responsable de los mismos. La publicación de cualquier comentario no supone en absoluto la conformidad del responsable de este sitio con su contenido. Como norma general, en este sitio no se publican comentarios que incluyan datos personales, ni direcciones de correo, ni ninguna otra forma de establecer contactos privados o comerciales, así como comentarios que no aportan nada, fuera de tema o que no se ajustan a la netiqueta, la ortografía o la educación.